Inicio Noticias Quiénes somos Los Biocombustibles Contacto

Fuente de esta información:
Jorge Hugo Herrera Vegas / Comité de Energía del C.A.R.I.
 
 
 

YPF subirá los precios para financiarse
Tras la expropiación / La petrolera invertirá US$ 37.200 millones en cinco años
El presidente de la compañía, Miguel Galuccio, presentó el plan de negocios y prometió un fuerte incremento en la producción

Pablo Fernández Blanco
 
Desde el mediodía y hasta las 14 de ayer, Miguel Galuccio pareció un funcionario ajeno al kirchnerismo. El presidente y CEO de YPF se refirió en términos estrictamente técnicos a los próximos cinco años de la compañía, contestó preguntas de periodistas sin importar el medio en el que trabajan, reconoció que la nacionalización ocasionó una pérdida de confianza del mercado, afirmó que el Gobierno no entrará en una ola estatizadora, deslizó que necesita mejores precios y anticipó que se plasmarán en el futuro cercano.

Fue en la presentación del plan de los 100 días. Según los números que presentó el ex Schlumberger, entre 2013 y 2017, involucrará inversiones de YPF por US$ 32.600 millones que se financiarán con recursos propios y un 20% con deuda. Pero abarcará un total de desembolsos por US$ 37.200 millones, de los cuales la empresa realizará un 70%, 18% provendrán de financiamiento y un 12% de un eventual socio estratégico para desarrollar la formación Vaca Muerta. Los desembolsos se destinarán en un 73% a la explotación, un 22% al refino, logística y red comercial y un 4% a la exploración. Con eso espera subir un 23% la producción de gas y 29% la de crudo.

El salón Jacarandá, en el subsuelo de la torre de la empresa en Puerto Madero, estuvo colmado por periodistas. Y hubo transmisión en simultáneo con medios de prensa en Nueva York. "Tenemos el 80 por ciento del programa cubierto por el cash flow operativo; no con las ganancias, con el cash flow operativo de la compañía", dijo Galuccio.

Ante las consultas sobre si la empresa estaría en condiciones de afrontar esos desembolsos, fue tajante: "Los números están bien hechos", sostuvo. Y deslizó que "si se quiere, la única debilidad del plan es conseguir un 20 por ciento de financiamiento. Si no puedo hacer eso, me vuelvo a Inglaterra".

Según Reuters, el flujo de caja de YPF durante el año pasado fue de unos US$ 2764 millones, muy por debajo de las necesidades del plan. El ejecutivo, que además anunció descubrimientos en la formación D129, similar a Vaca Muerta, deslizó que la mayor parte de la diferencia será cubierta con mayores ingresos provenientes de aumentos en la producción y en los precios.

El ejecutivo prometió desembolsos por U$S 8000 millones para incrementar la producción de naftas y gasoil hasta 2017. Pero el objetivo es autoabastecerse en 2014. Y anticipó que la empresa achicará la distancia de precios con la competencia.

YPF tiene más de un 55% del mercado de combustibles y los precios más bajos, de manera que Galuccio abrió la puerta a futuros ajustes. "Disminuiremos la brecha de precios que hoy existe con nuestra competencia paulatinamente. Hoy es del 15% en el gasoil y del 14% en naftas. Y nos mantendremos por debajo de nuestro competidor externo que es el import parity", sostuvo. De acuerdo con los números del ejecutivo, los valores de la empresa tienen una diferencia de un 30% en el caso del gasoil y de un 24% para las naftas con respecto a la referencia internacional.

Repitió una fórmula similar para el gas: prometió inversiones por US$ 6500 millones para aumentar la tasa de producción en un 23%. Y adelantó: "Estamos trabajando con los organismos de gobierno pertinentes para la reformulación de un programa similar al gas plus (un plan de incentivos a la producción de gas) que nos permita apalancar este megaproyecto de inversión".

En primera fila lo escuchaba el viceministro de Economía y director en YPF, Axel Kicillof. "Excelente", se limitó a decir al final de la presentación. Cerca de él estuvo el ministro de Planificación, Julio De Vido. Llegó cuando todos estaban sentados y se retiró antes del final.

Galuccio no esquivó referirse a la incertidumbre que despertó la nacionalización. "Después de una expropiación no voy a negar que puede haber desconfianza. Es claro que el conflicto con Repsol va a influir en la decisión de algunos inversores y en otros no. De todas maneras, el abanico es muy amplio", sostuvo.

En esa línea, confirmó que cerró un acuerdo de entendimiento con Corporación América (Eurnekian) para que desembolse hasta US$ 500 millones en proyectos con YPF. Y aseguró que avanzan en convenios con Chevron y Bridas.

La Nación 200831

El gigante energético tiene a la mano US$ 21 mil millones:
Efectivo de Chevron crea rumores
Analistas se preguntan si hará una adquisición de algún rival de menor tamaño.

Daniel Gilbert 

Chevron Corp. está guardando el dinero que gana con sus operaciones de gas y crudo, lo que ha llevado a los inversionistas a preguntarse si el gigante energético se prepara para un salto en los costos o si usará sus US$ 21.000 millones en efectivo para comprar a un rival más pequeño.

En el último año, el nivel de efectivo de la compañía se elevó 60%. Chevron cuenta con más efectivo en su balance que cualquier otra empresa de energía que cotiza en bolsa -cerca de 18% más que Exxon Mobil Corp.- y más que la capitalización de mercado de la mayoría de las compañías de exploración de Estados Unidos. Incluso si Chevron utilizara el dinero para pagar toda su deuda, todavía le quedarían cerca de US$ 11.000 millones.

Chevron también podría afrontar grandes indemnizaciones resultantes de los procesos judiciales que tiene pendientes en el extranjero. Uno de los principales casos, relacionados a daños medioambientales en Ecuador, tiene una multa de US$ 19.040 millones. La empresa también vio cómo sus operaciones fueron suspendidas en Brasil como consecuencia del derrame el año pasado en el yacimiento de Frade. El valor de la multa será definido este mes.

La compañía afirmó que sus reservas no "tienen nada que ver con los litigios en el extranjero" y reiteró sus declaraciones anteriores de que el veredicto en Ecuador "es un producto ilegítimo de fraude e imposible de cumplir en cualquier corte que respete el Estado de derecho".

La empresa restó importancia a las especulaciones de que se prepara para comprar otras compañías y declinó comentar sobre acuerdos potenciales.
Pero John Watson, el presidente ejecutivo de Chevron, ha reconocido que la empresa está en una buena posición para salir de compras. "Tenemos el balance general para hacer adquisiciones independientemente de si ahora poseemos más o menos efectivo", dijo en marzo.

El alza de los precios del petróleo en el último año ha incrementado las ganancias de Chevron, mientras que su relativamente pequeño negocio de gas natural en EE.UU. lo ha salvado del colapso en los precios del gas, lo cual ha erosionado los márgenes de otros productores, incluida Exxon.

Aunque Chevron y Exxon tienen altos niveles de efectivo en sus balances generales, muchas otras empresas de exploración han invertido significativamente en el perfeccionamiento de técnicas de extracción de gas de esquisto, lo que ha resultado en la acumulación de deuda.

Esto creó un exceso del combustible que hizo colapsar los precios del gas a su nivel más bajo en 10 años, lo que a su vez redujo los ingresos de los productores, algunos de los cuales ahora atraviesan problemas financieros.

Chesapeake Energy Corp., el segundo productor de gas de EE.UU., y que atraviesa problemas de efectivo, ha sido considerada blanco de adquisición.

La capitalización de mercado de US$ 12.700 millones de Chesapeake hace que sus enormes activos de petróleo y gas se vean baratos. Pero algunos expertos consideran que su complicada estructura financiera (y el descuento en el precio de su acción) hacen que una adquisición sea menos probable.

Otros analistas piensan que Chevron podría optar por una empresa de gas más pequeña, similar a la compra que hizo en 2010 de Atlas Energy por US$ 3.200 millones.

Algunos expertos no ven razón para que Chevron tenga tanto efectivo cuando las tasas de interés en EE.UU. están tan bajas y argumentan que la empresa podría usar el dinero de forma más rentable en otra parte.
Fadel Gheit, analista senior de Oppenheimer & Co., apuntó que Chevron no necesita acumular efectivo como seguro contra un alza de los costos gracias a que podría pedir prestado fácilmente y de forma barata en el entorno actual del mercado de crédito. Gheit cree que el dinero acumulado es evidencia de que la empresa está considerando una adquisición.

Chevron asegura que está al tanto de su ventaja para pedir prestado, pero por ahora ha elegido no asumir más deuda.

Paulo Trevisani contribuyó a este artículo.

El Mercurio 29 de agosto de 2012

Arranca en el país la producción de biocombustible en base a maíz
INVERSIONES POR MÁS DE US$ 1.000 MILLONES

Matías Langoni (*)

En los próximos días, en Río Cuarto, Córdoba, comenzará a moler maíz la fabrica Bio4, de un grupo de productores de la región. Ese momento marcará el nacimiento de una nueva agroindustria en el país, que se dedicará a la producción de etanol a partir de maíz . El biocombustible servirá para mezclarlo con las naftas, haciéndolas mas amigables con el medio ambiente. Pero el negocio tendrá efectos colaterales mucho mas beneficiosos, pues permitirá elevar la superficie sembrada con ese cultivo, una clave para enfrentar la “sojización” de la agricultura.

En Iowa, un grupo de periodistas argentinos invitados por Monsanto pudo visitar una de las 220 plantas de bioetanol que se levantaron en Estados Unidos, y que ya absorben 40% de la cosecha de maíz de este país, el mayor productor mundial del cultivo, para obtener un biocombustible que ya calma 10% de la demanda local de combustibles fósiles. La fabrica de Lincolnway Energy está rodeada de plantaciones de maíz. Al contrario de lo que sucede en la Argentina, donde hay 1 hectárea de maíz por cada 5 de soja, aquí la relación es pareja.

En conjunto, las primeras plantas argentinas de bioetanol representarán una inversión superior a los US$ 1.000 millones. El Gobierno, a través del Ministerio de Planificación, les asigna cupos de mercado para el corte de las naftas. Hace un par de años que las petroleras están obligadas a cortar 5% con etanol. Pero la oferta que viene del sector azucarero resulta insuficiente.

La cooperativa ACA esta invirtiendo US$ 130 millones para levantar su propia planta en Villa María. El empresario José Porta, de familia fabricante de alcoholes, está invirtiendo también en Córdoba. La aceitera Vicentín lo hace en Avellaneda. Promaíz, de AGD, estará en la cordobesa Alejandro Roca. En La Carlota habrá otra planta, Agroctanos. Y se sumarán Diaser (San Luis), Indagro (Salta), Bioterai (Santa Fe), Greenpampas y Alimentos del Sur.

Estas plantas absorberán cerca de 3 millones de toneladas de maíz para producir etanol. Eso implicaría un 10% o más de la superficie cultivada con la forrajera. Para los expertos, con la demanda para etanol el área maicera debería crecer.

Los que no miran con muy buenos ojos estos emprendimientos son aquellos sectores que utilizan el maíz como su principal insumo, pues temen un encarecimiento. Los avícolas lideran esa lista. Pasa algo semejante en los EEUU, donde por la sequía ha caído la producción de maíz y varios gobernadores de los estados que producen ganado han pedido el cierre temporal de las plantas de etanol.

(*) Iowa. Enviado Especial

Clarín 120831

5º CONGRESO INTERNACIONAL BOLIVIA GAS Y ENERGIA 2012

Carlos Miranda Pacheco

El pasado 24 de agosto, en Santa Cruz, ha concluido el 5º Congreso Internacional Bolivia Gas & Energía, organizado por la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE) y coauspiciada por el Ministerio de Energía.  Este Congreso se ha convertido en un referente en forma y contenido, para reuniones internacionales en nuestro país.

Tres cuartas partes del Congreso, un selecto número de oradores abarcaron temas generales y actuales de energía. Después de cada exposición un periodo de preguntas y respuestas del y al público, beneficiaron a los asistentes con información actualizada.

La última tarde fue dedicada a presentaciones de funcionarios de gobierno del sector.  Se suprimieron las preguntas del auditorio.  Las exposiciones, prudentemente fraseadas, informaron sobre los planes de industrialización y medio ambiente.  La nota discordante fue la Agencia Nacional de Hidrocarburo (ANH).  Con entusiasmo de niño con juguete nuevo, denostando a sus antecesores, su Director Ejecutivo a.i. anuncio un “gran salto tecnológico para el control de contrabando” y puso en escena un sketch con replicas en cartón de un minibús y un taxi en una supuesta estación de servicio.  En un dialogo con los supuestos conductores de los vehículos, explico el funcionamiento y las bondades del futuro Sistema Boliviano de Auto Identificación y Control de Carburantes (B-SISA).  A tanto llego su entusiasmo, que el supuesto conductor del minibús era un desarrapado individuo que mostraba una gran protuberancia en un cachete como si estuviera mascando coca.  Realmente se paso el Director a.i.  No necesita tanta buena letra para ser nombrado titular y el 5º Congreso no era el escenario para ese tipo de presentaciones.

El acto de clausura tradicionalmente concita gran expectativa porque en esa ocasión, el ministro de turno del ramo anunciaba la próxima promulgación, de una nueva ley de hidrocarburos.

Esta vez, la clausura fue realizada por el Vicepresidente del Estado Plurinacional.

En un contradictorio discurso, olvidando que su gobierno había calificado a la CBHE como “interlocutor no valido”, en tono amigable pidió explicaciones a la CBHE porque no aumenta la producción de petróleo, habiendo acordado conjuntamente incentivos. Indico que el país contaba con reservas suficientes para cumplir con el mercado interno, la industrialización y los compromisos de exportación.  Por otro lado, reconoció la insuficiente labor exploratoria para descubrir más reservas que permitan el planeamiento a largo plazo.

Con ese marco, informo que la nueva ley tendría incentivos, pero que el sistema impositivo no será variado.  No indico la fecha pero la forma rotunda del anuncio daría a entender que su promulgación esta cercana.
 
Indico que el gobierno ha decidido invertir $us 7500 millones en plantas de industrialización del gas, volviendo a mencionar una planta de GTL. Proyecto que YPFB había descartado.  En forma tangencial menciono la necesidad de tener mercados para las futuras producciones.

Que lastima.  Si el gobierno no logra mercados para la producción petroquímica, habremos gastado más de $us 5000 millones creando elefantes blancos.

Esta época de cambio, el país ha sufrido una baja institucionalidad.  La Cámara Boliviana de Hidrocarburos (CBH), ahora además de Energía (CBHE), es una notable excepción.  En estos años ha desarrollado extensos programas en beneficio de sus asociados y también expandió su ámbito de acción incluyendo la electricidad.
 
El 2007 inicio una campaña de acercamiento al gobierno para lograr lo que ha podido presentar en este Congreso. Una reunión energética con la plena participación de todo el sector energético.

Lamentablemente hubo una presentación gubernamental pretendiendo convertir el evento en una ocasión de propaganda partidaria. 

Fiel a su inquebrantable optimismo, la CBHE, anuncio la fecha de la realización de la 6º Congreso.  Agosto20, 2013.

Por los próximos meses, la CBHE deberá evaluar cuidadosamente si la paciente labor de acercamiento al Ejecutivo ha sido correctamente interpretada y si el precio del coauspicio justifica la disminución de calidad del Congreso.

La Prensa, La Paz, 120830

Una suba en naftas de YPF, la expectativa de los estacioneros
LA COMPAÑÍA ASPIRA A REDUCIR LA BRECHA CON SUS COMPETIDORAS
Es un reclamo de larga data del sector. Hoy están un 15% más bajas que otras marcas.

Natalia Muscatelli

La iniciativa de YPF de reducir el diferencial de precios de sus combustibles respecto de la competencia, genera expectativas entre los expendedores, quienes aspiran a mejorar su rentabilidad a través de un ajuste de los precios en los surtidores. Sin embargo, aseguran, es sólo un detalle que no logra compensar la pérdida del negocio que -desde hace mucho tiempo- esgrimen las estaciones de servicio.
Raúl Castellano, directivo de la Confederación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (CECHA) explica, que YPF, por tener el 33% de la cantidad de estaciones de servicio de todo el país, expender el 55% del volumen total de naftas y tener los precios más bajos del mercado, “está en una situación atípica”, reseñó. Por eso, “tal vez ahora, con una mejora en las destilerías que están garantizando un mejor abastecimiento, si la empresa logra solucionar el faltante de combustible y por otro lado, sube los precios, se acercaría a una situación de mayor normalidad”, consideró el directivo.
Rosario Sica, titular de la Federación de Estaciones de la Capital Federal (FECRA) con injerencia también del interior país, señala que una inminente suba de los precios de las naftas de YPF mejoraría las cajas registradoras de esas estaciones pero sería indiferente para el resto de las marcas del mercado.
Según Sica, además, un ajuste de los valores en los surtidores es sólo “un detalle ínfimo, respecto de otros temas vinculados al manejo de la compañía”.
Los combustibles líquidos de YPF mantienen una diferencia de precio del 14 o 15% con los surtidores de otras marcas en el interior del país. Esa brecha, en la Capital Federal es mayor y alcanza al 20%.
El punto a dilucidar es, si el resto de las compañías Shell, Esso o Petrobras, al ver que YPF retoca los precios de sus pizarras, no decidan seguir el mismo camino. Con lo cual, se mantendría el diferencial Según Castellano, YPF podría subir sus precios hasta un 5% o 6% sin que el resto de las petroleras busquen acompañar las subas.
“El hecho de tener los precios más bajos del mercado, le genera a la empresa un problema de demanda, especialmente en el interior”, agrega Luis Malchiodi, de la cámara que nuclea a los expendedores de la provincia de Buenos Aires. Con lo cual, según el dirigente, una equiparación de los valores con el resto de las compañías, seguramente va a ser positiva para los expendedores de la marca . “Por otra parte, los precios locales están muy baratos con respecto a otros países de la región”, opinó.
Los estacioneros vienen, desde hace mucho tiempo, pulseando con funcionarios y directivos de las petroleras para mejorar la rentabilidad del negocio que, en el último año y medio, alcanzó niveles de pérdida del 40%. En los últimos años, cuentan, la petrolera les disminuyó las comisiones o los márgenes de rentabilidad por cada litro vendido en un 17%.
También la petrolera dejó de reconocerles el impuesto “al cheque” del 1,2% pero que afectó otro 17% del margen bruto, señalan los expendedores.
Otro ingrediente fue la quita de un beneficio que tenían las estaciones de la marca, que consistía en créditos para invertir en las estaciones sin necesidad de que sean devueltos, por lo menos mientras la estación no cambiara de bandera.
Estos créditos fueron recuperados recientemente por las estaciones, después de las intensas negociaciones que los empresarios vienen manteniendo con la petrolera. Pero lo reclamos siguen, “porque la rentabilidad sigue siendo muy mala”, insisten a coro los estacioneros.

Clarín 120901

El maíz, en el centro de la independencia energética
Etanol
Félix Sammartino

BOONE, Iowa.- En los Estados Unidos y más precisamente aquí, en su corazón agrícola se cree que donde hay una necesidad hay en definitiva una oportunidad para explotar. La necesidad de tener una independencia energética que los libere del uso de combustibles fósiles y la importación del petróleo del Medio Oriente hizo que se tiraran de cabeza a la producción de los biocombustibles, como de cualquier otra energía reciclable.

El maíz se convirtió en el máximo protagonista de uno de los mayores cambios que registró la economía norteamericana. En los últimos ocho años la industria del etanol pasó de consumir 23 a 110 millones de toneladas de maíz. Hoy la demanda para combustible de este cereal está en 35% y se calcula que el próximo año, seca mediante, trepará a 45 por ciento.

Con el faltante de 100 millones de toneladas de maíz que provocará la falta de agua de esta campaña, el etanol ganará participación en la demanda de maíz frente al consumo animal, feedlots, porcinos, aves y tambos y la exportación. Se descuenta que en un año electoral en el que está en juego la presidencia del país no habrá sorpresas en el precio del combustible.

El gobierno de Obama sabe que es un tema muy sensible al electorado por lo que se ocupará de mantener la participación del etanol en el corte de 10% de las naftas para que éstas no suban. Así que por más que la suba de precios del maíz ya despertó las protestas y el lobby de sectores vinculados con los consumidores y productores de aves, carne y leche para suspender al menos por un año el programa de etanol, nadie espera mayores cambios.

A este pedido se han sumado algunos legisladores de estados ganaderos como Texas, Nuevo México y Carolina del Norte. Sin embargo, la lista de damnificados por el menor stocks de maíz no la encabezan los feedloteros sino los productores porcinos que enfrentarán una gran liquidación de cabezas para los próximos meses.
Gran escala

Entre los campos quebrados de Iowa y la seguidilla de lotes de maíz, golpeados en mayor o menor medida por la seca, se multiplican las plantas de etanol. Se calcula que hay cerca de 220 plantas en el midwest americano que se abastecen del maíz producido en esta región. Algunas, como la planta de etanol de Louis Dreyfus en Grand Junction, Iowa, tienen la escala de una refinería petrolera y la logística propia de un reloj suizo. Entran y salen de la planta cerca de 100 camiones por día y hacen un uso "intensivo" del sistema ferroviario.

Plantas de estas dimensiones, en las que trabajan 58 personas en condiciones de maxima limpieza sin olores de ningún tipo, hay 9 en un área de 100 kilometros a la redonda. Con capacidad para trabajar un millón de toneladas anuales de maíz, elaboran etanol pero también venden como subproducto los DDGS aptos para la alimentación animal. Una tonelada de maíz rinde 400 litros de etanol pero también entrega 400 kilos de DDGS.

En materia seca, este subproducto se cotiza sólo un 10% por debajo de lo que vale como grano de maíz. "Los DDGS participan del 35% de nuestra facturación y nuestro principal cliente de este producto es la actividad porcina que puede utilizarlos hasta en un 40% de su dieta", afirma Jay Nelson, manager comercial de la planta.

Nelson cree que la industria de etanol ya no necesita de los mandatos gubernamentales que obligan al corte de las naftas sino que es una industria que ya tiene alas propias para desarrollarse.

La participación creciente de los biocombustibles en el uso del maíz abre una serie de interrogantes. En especial a la alimentación animal que deberá incrementar el uso de los DDGS, y el costo de los fletes, por las distancias entre la producción del maíz y su consumo, entre el cinturón maicero de Iowa y los feedlots texanos.

La Nación 120901

El alto costo de bajar el déficit energético

Néstor O. Scibona
    
Miguel Galuccio, el CEO de YPF, acaba de echar por tierra dos preconceptos absurdamente arraigados en la Argentina de los últimos años. Uno, que las conferencias de prensa abiertas pueden ser peligrosas: en su presentación ante periodistas locales y extranjeros, cuidadosamente organizada y preparada, salió muy bien parado y corroboró aquella máxima según la cual el problema no son las preguntas, sino en todo caso las respuestas. Otro, que una buena gestión empresaria -en términos de visión estratégica, planes, objetivos e instrumentos- podría ser sustituida por el voluntarismo o la magia, si se trata de obtener resultados.
Por esta última razón quizás el apodo de "el Mago", que recibió desde su regreso a la Argentina, pueda resultarle un arma de doble filo. El éxito del ambicioso programa de inversiones que anunció el jueves no depende en definitiva sólo de su reconocida capacidad técnica y profesional, sino del rediseño de la política energética oficial, que claramente excede su esfera de decisión. En otras palabras, si Galuccio fuera mago, su varita está en manos de Axel Kicillof, presente en la primera fila del auditorio en su triple rol de viceministro de Economía, director estatal en YPF y responsable de la comisión creada por el controvertido decreto 1277 para planificar y regular toda la cadena de hidrocarburos.
El "Plan de los 100 días" prevé inversiones por 37.200 millones de dólares para el período 2013/17 (casi 7500 millones de dólares por año). Con un abanico de destinos que abarca la explotación convencional y no convencional de petróleo; exploración de cuencas productivas y no productivas (1400 millones); explotación de gas (6500 millones) y refinación (8000 millones). En lo inmediato apunta a quebrar la caída de producción en los yacimientos maduros y recuperar para YPF el autoabastecimiento de combustibles en 2014. A mediano plazo la apuesta es invertir en shale oil, no sólo en la prometedora formación de Vaca Muerta, sino también en la cuenca del Golfo de San Jorge (donde hubo tres hallazgos terrestres); en otras cuencas e incluso en áreas off shore.
Para financiar esas inversiones, 32.600 millones de dólares provendrán del propio cash flow y utilidades de YPF, mientras que 12% surgirá de futuros socios estratégicos, tecnológicos o financieros en shale oil y 20% de deuda, mediante la próxima colocación Obligaciones Negociables en el mercado local. No se prevé, en cambio, emitir deuda en el mercado internacional hasta 2013 (presumiblemente por las altas tasas derivadas del riesgo argentino), aunque este mes está previsto una suerte de road show no vinculante, en Houston (EE.UU.). Tampoco se habló de una eventual emisión de acciones. Pero sí que quienes se asocien a YPF en áreas no convencionales (bajo el modelo farm inn más cawy) tendrán acceso al 50% del crudo que extraigan, aunque sin aclararse si será de libre disponibilidad.
El titular de YPF no aludió a los supuestos macroeconómicos de la Argentina hasta 2017 (PBI, demanda de energía, tipo de cambio, inflación) sobre los cuales fue elaborado el plan de inversiones. Tampoco precisó, amparado en normas regulatorias, otro dato clave: a cuánto asciende para financiarlo el flujo de caja de la empresa, que algunos especialistas estiman en torno de 4000 millones de dólares anuales. Pero aportó algunas pistas para suponer que, más allá de la baja de costos que prevé con mayor eficiencia, sus ingresos podrán subir por mayores precios de combustibles y gas natural.

MAYORES TARIFAS O SUBSIDIOS

¿Quiénes pagan y cómo? Aquí se ingresa al terreno de las decisiones políticas sobre el alto costo de reducir el déficit energético de la Argentina, que incluyen no sólo a YPF sino al resto de las petroleras, al sector eléctrico, a los consumidores y al Tesoro.
Una menor brecha entre el precio de las naftas y el gasoil de la petrolera estatal y algunos de sus competidores (actualmente en torno de 16%) implicaría autorizar subas a YPF aunque con la incógnita sobre si se impondrán o no topes a las demás.
El Gobierno ya hizo punta con el aumento del precio en boca de pozo del gas natural destinado a GNC, traducido en alzas de 15 a 45% que ya se trasladaron a los surtidores. Galuccio argumentó que este ajuste es una muestra de que la regulación por decreto del sector va a favor de una mayor inversión para aumentar la producción de gas. Sin embargo, el GNC (cuyo precio era de 0,90 dólar) representa un 10% de la oferta total del fluido.
La clave, en todo caso, está en la anunciada reformulación del plan Gas Plus, que premia con mayores precios (de 4,6 a casi 7 dólares) a la producción surgida de nuevos pozos, pero con aprobación proyecto por proyecto y donde YPF podría tener una participación más activa. También podría fijarse un precio más alto para la producción de shale gas, que requiere inversiones mucho más altas. El techo son los 11 dólares del gas boliviano importado. Más alto todavía (18 dólares) es el del gas natural licuado (GNL), que ahora pasará a ser importado por YPF por cuenta y orden de Cammesa (la empresa mayorista eléctrica), sin afectar su flujo de caja. Este cambio deja a la estatal Enarsa sin razón de ser, salvo que se investigue el manejo poco transparente de esos embarques.

Pero la cadena energética no termina allí. Cammesa (supervisada ahora por funcionarios de Kicillof) compra el gas plus y el importado y lo vende subsidiado a generadoras, ya sea mediante transferencias o créditos del Tesoro, que suelen ser condonados. Otro tanto ocurre con el fuel oil, aunque YPF acaba de aumentar en 46% su producción para sustituir importaciones. En 2011 los subsidios al sector energético totalizaron 46.000 millones de pesos (67% más que en 2010) y 26.200 millones en los primeros siete meses de 2012 (15, 4% más que en igual período del año pasado). Conclusión: si se frenaran los subsidios, habría un mayor costo para los consumidores mayoristas y/o minoristas, según cómo se traslade.
No obstante, esto no mejoraría la situación de las distribuidoras eléctricas que están en rojo operativo (no tienen fondos y acumulan deudas con Cammesa). Kicillof les anticipó un sistema de costo plus, que les permitiría sacar la cabeza a la superficie y alejar el riesgo de una reestatización, a cambio de convertirse en virtuales contratistas. Igual que las petroleras que venden gas natural para usuarios residenciales a menos de un dólar. Pero el plus, que se agregará a los costos caso por caso, significará más tarifa o más subsidio.
Para 2012, los especialistas calculan que las importaciones de gas y combustibles se ubicarán en unos 11.000 millones de dólares y pocos apuestan a que se reduzcan en 2013, sobre todo si mejora la actividad económica. Esto asegura cepo cambiario para rato. Los más osados arriesgan a un mix de más tarifas y tope a los subsidios, aunque no se atreven a calcular su impacto sobre la inflación.
Las respuestas aún son una incógnita. No sólo dependen de la Comisión Kicillof, sino en última instancia de la Casa Rosada. Máxime en la cuenta regresiva de un año electoral.

La Nación 120902
 
Páginas: 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10
 
La Industria Verde
Inicio - Noticias - Quiénes somos - Los Biocombustibles - Contacto
Copyright www.biocombustibles.com.ar © 2011 - Todos los derechos reservados
Diseņo Web Grupo Seri-net